En cumbre advierten que los problemas en la región representan un riesgo para EEUU

CAhttp://www.latribuna.hn  /  (Tomado del Washington Post) 150017 –

El secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo el jueves que para los intereses de seguridad de Estados Unidos sirve ayudar a fomentar el desarrollo económico en Centroamérica, región aquejada por problemas que han impulsado la inmigración ilegal hacia el norte.

“Como parte de la agenda del presidente, buscamos reforzar la seguridad nacional de Estados Unidos, asegurar nuestras fronteras y promover el interés económico de Estados Unidos”, dijo Tillerson al comienzo de una conferencia de dos días en Miami enfocada en las urgentes necesidades económicas y de seguridad de la región.

“Promover la prosperidad en América Central es un componente clave de este esfuerzo, ya que nuestros intereses de prosperidad y seguridad están estrechamente vinculados a través del movimiento de ideas, personas y bienes”.

Tillerson llegó a Miami con otros dos secretarios del gabinete y el vicepresidente Pence para discutir formas de abordar la pobreza, la violencia y la corrupción que están ayudando a los emigrantes a huir de Centroamérica.

El secretario de Seguridad Nacional, John F. Kelly, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, también asistieron.

La conferencia de dos días sobre Prosperidad y Seguridad en Centroamérica, que está siendo co-organizada por Estados Unidos y México, refleja el cambio de la Administración de Trump de la atención del gobierno de Obama en la fijación de problemas sociales a cuestiones más inmediatas de aplicación de la ley, La inmigración ilegal y el tráfico de drogas.

Al igual que Tillerson, Pence habló de la seguridad y la prosperidad de los Estados Unidos y Centroamérica se entrelazan. – “Estamos en esto juntos”, declaró.

“Como todos sabemos, América Central ha sido plagada, también, por pandillas viciosas y vastas organizaciones criminales que impulsan la inmigración ilegal y transportan drogas ilegales hacia el norte de su viaje a Estados Unidos”, dijo. “Estos sindicatos criminales causan estragos en todas partes en sus tentáculos”.

Pero Pence también dedicó gran parte de su discurso en un almuerzo con los presidentes a la lucha contra el narcotráfico, el crimen y la corrupción -y su impacto en los Estados Unidos.

“Se recuerda al pueblo estadounidense el terrible costo del tráfico de drogas, la violencia y la inmigración ilegal cada día”, dijo Pence, reconociendo que el comercio de narcóticos ilegales es propulsado por la alta demanda en los Estados Unidos.

Él destacó por la alabanza especial EE.UU. ayuda en la formación de la policía y los abogados generales en América Central.

“Y no podemos sobrestimar la importancia de las fronteras fuertes”, añadió. “Bajo el presidente Donald Trump las fronteras de Estados Unidos serán fuertes. Pero las fronteras de los Estados Unidos siempre estarán abiertas a los inmigrantes legales y al flujo legal del comercio. Pero nos aseguraremos de que nuestras fronteras estén cerradas a aquellos que nos harían daño, y será intransitable para las drogas que están afectando a nuestras familias y comunidades”.

Se esperaba que los funcionarios estadounidenses se enfrentaran al escepticismo de los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, los tres países sitiados que forman el Triángulo Norte de América Central.

Pero Tillerson dijo que las reducciones anticipadas de la ayuda extranjera apenas fueron mencionadas. En cambio, dijo, los funcionarios centroamericanos buscaron consejo sobre cómo mejorar su clima de negocios para atraer más inversión, cómo introducir reformas gubernamentales y revisar las regulaciones.

“La sustancia de nuestras discusiones durante todo el día ha sido: ‘¿Cómo actuamos? ¿Qué hacemos? “, Dijo Tillerson.

“Nadie vino a nuestras reuniones con su mano. Nadie vino con gran preocupación sobre dónde llegará nuestro presupuesto cuando el Congreso de Estados Unidos complete sus propias deliberaciones”.

La Casa Blanca ha propuesto cortes profundos en la ayuda extranjera el año próximo, particularmente para los programas que implican el desarrollo económico cuyos beneficios son típicamente años o incluso décadas en el futuro.

Si bien los funcionarios del Departamento de Estado dicen que uno de los objetivos principales de la conferencia es demostrar el compromiso de Estados Unidos con el Triángulo del Norte, el gobierno de Trump ha pedido 460 millones de dólares para la región, un 39 por ciento de los fondos del año actual.

Muchos de los recortes son a programas que apoyan la prevención de la violencia, el desarrollo económico y la creación de empleo, así como aquellos dirigidos a fortalecer la aplicación de la ley y el poder judicial.

“Envía un mensaje contradictorio”, dijo Adriana Beltrán, experta de Centroamérica en la Oficina de Washington sobre América Latina, organización no gubernamental de defensa de los derechos humanos.

“Ellos quieren expresar su apoyo continuo y, al mismo tiempo, quieren recortar programas que van al centro de los desafíos de seguridad y económicos”.

Los países centroamericanos han estado plagados de una serie de problemas insolubles, entre ellos el narcotráfico y la violencia de pandillas que se ha visto exacerbada por las deportaciones desde Estados Unidos.

Sólo en los últimos tres años, más de 50.000 personas han muerto en las tres naciones del Triángulo del Norte.

Además, muchos de los países se ven agobiados por la corrupción generalizada en la policía, el gobierno y los tribunales, así como por una falta de desarrollo económico y un elevado desempleo.

“Los centroamericanos necesitan desesperadamente asistencia”, dijo William Leo Grande, analista de América Latina en la Universidad Americana. “Y todas las declaraciones de solidaridad no compensan el hecho de que estamos en efecto respaldando las promesas que les hicimos para una asociación a largo plazo para reforzar la seguridad.

“Añádase a eso la retórica doméstica que el presidente participó en la campaña, que en efecto demoniza a mucha gente de la que su administración está tratando ahora de obtener cooperación. Combate la política retórica antiamericana en esos países, y hace que sea más difícil para los políticos cooperar con los Estados Unidos porque los perjudica políticamente en casa”.

De alguna manera, el mensaje y la dinámica son similares al tono de la reunión de la OTAN del mes pasado en Bruselas, donde el Presidente Trump pidió en privado y públicamente a los líderes que gastaran más dinero en su propia defensa.

Funcionarios del Departamento de Estado dicen que los Estados Unidos quieren que otros países afectados por los narcóticos que fluyen de Centroamérica y México-posiblemente Canadá y países de Europa y Asia- compensen al menos parte del déficit de la ayuda externa estadounidense a la región.

Tillerson, en particular, se enfrentará a una doble dosis de reacción a los recortes propuestos de la ayuda externa.

El martes y el miércoles, mientras testificaba en los comités del Senado y de la Cámara que controlaban los gastos de los gastos del Departamento de Estado, se sentó pacientemente mientras los republicanos y los demócratas criticaban al gobierno por lo que llamaban un deseo imprudente y posiblemente peligroso de retrasar el desarrollo y el gasto humanitario Que teóricamente puede prevenir futuros conflictos y migraciones masivas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INTERNACIONAL y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s