Denuncian que el ISIS usó armas químicas más de 50 veces en Irak y Siria

*Desde 2014

*Lo afirma un estudio de una consultora con base en Londres. Washington y Bagdad expresaron alarma por la posibilidad de más ataques de este tipo

ei

*Tanque. Fuerzas especiales iraquíes recorren un barrio de la ciudad de Mosul, donde participan de la dura ofensiva contra el ISIS. /AP

Clarin.com / Mundo / 241116

El grupo ISIS utilizó armas químicas, incluyendo cloro y gas mostaza, al menos 52 veces en el campo de batalla en Siria y en Irak, desde que claman por el poder en 2014, de acuerdo con un análisis independiente.

Más de un tercio de esos ataques químicos han tenido lugar en Mosul y sus alrededores, el bastión del ISIS en el norte de Irak, de acuerdo con la evaluación del Monitor de Conflictos del IHS, un servicio de recopilación y análisis de inteligencia con base en Londres.

Las conclusiones del IHS, que se basan en informes de noticias locales, redes sociales y propaganda del ISIS, marcan la recopilación más amplia de ataques químicos en el conflicto. Las autoridades militares estadounidenses e iraquíes han expresado su alarma creciente acerca de la perspectiva de más ataques químicos, a medida que los aliados presionan para recuperar tanto Mosul como Raqqa, “capital” del grupo yihadista en Siria.

“La coalición está preocupada por el uso de armas químicas por parte del ISIS,” afirmó el Coronel John Dorrian, vocero militar en Irak, en un email días atrás. “El ISIS las utilizó en Irak y Siria en el pasado, y pensamos que seguirán utilizando estos tipos de armas”, agregó Dorrian. Señaló que la capacidad de la banda terrorista para usar armas químicas es “rudimentaria,” y que las tropas estadounidenses, iraquíes y de otros aliados están equipadas para ocuparse del impacto de estos ataques químicos. Generalmente son misiles, proyectiles de mortero o de artillería, rellenos de reactivos químicos. Los efectos de estas municiones químicas hasta ahí se han limitado al área inmediata en la cual se esparcen.

La evaluación del IHS se hará pública el martes. The New York Times obtuvo una copia por adelantado de la evaluación y la ubicación de los 52 ataques químicos reportados. El análisis no desglosa los casos por tipo de ataque químico.

En un esfuerzo por disminuir la capacidad del ISIS de fabricar las armas, la campaña aérea conducida por EE.UU. bombardeó a los militantes asociados con la supervisión de su producción y las instalaciones donde se fabrica la artillería química. En septiembre, por ejemplo, los aviones de guerra de los aliados atacaron una fábrica de productos farmacéuticos convertida, en el norte de Irak, donde se creía que había una planta de producción de armas químicas.

A medida que las fuerzas iraquíes avanzan en Mosul, los analistas advirtieron que el ISIS podría lanzar más ataques químicos mientras ceden control. Las fuerzas iraquíes han reclamado por un tercio de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak.

“Mientras el ISIS pierde terreno alrededor de Mosul, hay un alto riesgo de que el grupo use armas químicas para desacelerar y desmoralizar a las fuerzas enemigas que avanzan,” dijo Columb Strack, analista principal y director del Monitor de Conflictos del IHS. “Y potencialmente dan el ejemplo, y tomar revancha, de los disidentes civiles dentro de la ciudad.” Al menos 19 de los 52 ataques químicos tuvieron lugar en Mosul y sus alrededores, de acuerdo con los datos del IHS, aunque la evaluación observó una disminución en los ataques antes de la ofensiva liderada por los iraquíes contra la ciudad.

“Mosul estuvo en el centro de la producción de armas químicas del Estado Islámico,” dijo Strack. “Pero la mayoría del equipamiento y los expertos fueron probablemente evacuados a Siria en las semanas y meses que van hasta la ofensiva de Mosul, junto con caravanas de otros miembros importantes y sus familias”.

El ISIS no es el único actor en Siria en realizar ataques con armas químicas: el gobierno sirio ha realizado varios de esos ataques.

Los helicópteros militares sirios arrojaron bombas que contenían cloro a los civiles en al menos dos ataques durante los últimos dos años, según una investigación conjunta especial de las Naciones Unidas y un monitoreo de armas químicas internacional en agosto.

A partir del año pasado, las autoridades estadounidenses confirmaron las primeras instancias del ISIS en las que usaron gas mostaza, un agente para guerras químicas, y la presencia del gas mostaza en fragmentos de artillería, utilizado en los ataques del grupo en Siria y en Irak. Las pruebas de laboratorio, que se realizaron también en trozos de tela de ropas de las víctimas, mostraron la presencia de una forma degradada en parte de gas mostaza destilado, una sustancia prohibida internacionalmente que quema la piel de las víctimas, las vías respiratorias y los ojos.

ei2*Fuerzas especiales iraquíes combaten contra el ISIS, en su avanzada contra los terroristas en Mosul. / AFP

Los agentes para guerras químicas, ampliamente condenados y prohibidos por la mayoría de las naciones bajo la convención internacional, son indiscriminados. También son difíciles de enfrentar sin equipo especializado, del que carecen muchos de los adversarios del ISIS en Irak y Siria. Los agentes químicos son preocupantes como armas terroristas potenciales, aun cuando el cloro y los agentes que provocan ampollas son usualmente menos letales que las balas, metrallas o explosivos.

No quedó claro cómo fue que el ISIS obtuvo el gas mostaza, una sustancia prohibida para una aplicación en guerras químicas. Tanto el anterior gobierno de Hussein en Irak, como el actual gobierno de Siria en un punto, tuvieron programas de guerra química.

El cloro está disponible comercialmente como una sustancia química industrial y ocasionalmente fue utilizado por los fabricantes de bombas de los grupos militantes sunnitas en Irak durante una década. Aunque se desconoce cómo el ISIS podría haber obtenido el gas mostaza, afirmaron las autoridades.

Las municiones químicas abandonadas y vencidas, producidas por Irak durante su guerra contra Irán en los ´80, fueron utilizadas en bombas colocadas en las carreteras contra las fuerzas estadounidenses durante la ocupación que siguió a la invasión estadounidense de Irak en 2003. Pero las autoridades estadounidenses dijeron que los tipos de artillería que fueron revelados públicamente no coincidían con la artillería química conocida en el inventario iraquí anterior.

ei3*Símbolo. Soldados iraquíes levantan una bandera del grupo ISIS, luego de la batalla en el noreste de Mosul, este jueves./AFP

Los ataques han sido geográficamente dispersos y han variado en sus sistemas de ejecución, lo que sugiere que el ISIS tuvo acceso y experimentaba con distintos tipos de misiles y municiones configurados para transportar agentes de guerra química o sustancias químicas industriales tóxicas.

Una teoría es que los propios militantes fabricaban un gas mostaza en crudo, afirmaron las autoridades estadounidenses. Otra teoría es que el Estado Islámico adquirió gas mostaza de las existencias no declaradas en Siria, ya sea vía captura o a través de la compra a los funcionarios corruptos, aunque esta teoría no es ampliamente respaldada por los analistas estadounidenses.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INTERNACIONAL y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s